viernes, 6 de abril de 2012

Colocación de un Micrófono Cercano


Las técnicas de micrófono cercano se refieren a colocar el micrófono desde aproximadamente 1” a 3” de distancia de una fuente de sonido.

Esta técnica comúnmente usada de poner el micrófono a una fuente de sonido a una distancia tan cerca proporciona dos posibilidades principalmente:

- Crear una calidad de sonido real y preciso
- Evitar que el entorno acústico sea captado

Puesto que el sonido disminuye con la distancia, un sonido originado a 6’ de un micrófono será insignificante en nivel, comparado con el de ese mismo sonido originado a 3” de la cápsula del micrófono. Como resultado, sólo el sonido deseado en eje se grabará en el multipistas y los sonidos extraños, para todos los fines prácticos, no se recibirá.


Si los sonidos de un instrumento fueran recibidos por un micrófono cercano usado para recibir otro instrumento, aparece una situación llamada escape. Como el micrófono contiene tanto sonido directo como escape, sería muy difícil mantener el control sobre las pistas individuales en la mezcla sin afectar el nivel y el carácter del sonido de las otras pistas. Esta situación debe evitarse generalmente en el estudio.


Hay dos maneras comúnmente aceptadas de evitar los problemas de escape: llevar el micrófono más cerca de sus respectivos instrumentos y/o colocar una barrera acústica (conocida como divisoria) entre ellos.


Aunque la microfonía cercana de una fuente de sonido ofrece varias ventajas, una cápsula debe colocarse solamente tan cerca de la fuente como sea necesaria y no tanto como sea posible. Poner el micrófono demasiado cerca puede colorear la calidad del tono grabado de una fuente. Puesto que tales técnicas comúnmente suponen distancias de 1” a 6”, el balance tonal entero (timbre) de esa fuente de sonido no puede captarse. Más bien, el micro puede estar tan cerca de la fuente que solo una pequeña porción de la superficie se oirá realmente, dando un balance a la recepción de un área específica. A estas distancias tan cercanas, mover el micro sólo unas pocas pulgadas puede cambiar el balance tonal global. Existen tres soluciones:

- Mover el micrófono a lo largo de la superficie de la fuente de sonido hasta que se consiga el balance deseado.

- Colocar el micro a una mayor distancia de la fuente de sonido para permitir un mayor ángulo de captación y así una mejor mezcla de recepción.

- Ecualizar la señal hasta que se consiga el balance deseado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario