domingo, 16 de diciembre de 2012

Monitorizar graves


Lo primero es lo primero: algunos consejos de monitorización y mezcla. Para conseguir unos buenos graves necesitas escucharlos. Aunque hay al menos un productor famoso capaz de ajustar los graves observando únicamente un analizador gráfico de frecuencia, el resto de los mortales debemos usar nuestros oídos y confiar en nuestros altavoces.

         Por desgracia, pocos tienen altavoces grandes y potentes capaces de reproducir las frecuencias más bajas. Los monitores de campo medio y cercano que se encuentran en muchos estudios caseros y de proyectos no pueden generar esos graves que sacuden las entrañas. La mayoría decae su respuesta por debajo de 65 o 70Hz, incluso antes, así que las frecuencias inferiores no estarán representadas con precisión y no las vas a escuchar.

         Como consecuencia, si no escuchas los graves, tendrás la tentación de subir el volumen de los bajos y la EQ de graves. Si haces esto, acabarás con un montón de ruidos sordos indeseables, y tu mezcla no sonará precisa en unos altavoces capaces de manejar esas frecuencias.

         Así que si tu música se escuchará en sistemas de PA, capaces de reproducir bien los graves, intenta mezclar en los altavoces más grandes que tengas, o consigue una unidad de subgraves. Si pretendes que se escuche bien en altavoces domésticos, los graves deben oírse en el rango de frecuencias que soportan, así que necesitarás disponer de todo el rango de frecuencias entre 70 y 90Hz.

         Al mezclar, ten siempre a mano algunos CDs para comparar. Busca pistas que tengan graves te gusten, y compáralas constantemente con tus mezclas. Comprueba si consigues la misma mezcla de frecuencias, volumen y claridad. El sonido de los graves bien mezclado debería oírse claramente en sistemas de club, altavoces de alta fidelidad y loros cutres, así que si dispones de varias parejas de altavoces, prueba tu sonido en todos ellos y ajusta los graves hasta que suenen bien en cada pareja.

         Y otra cosa, ajusta la panorámica de los graves justo en el centro para que su energía se distribuya por igual entre los dos altavoces. Al tener una longitud de onda grande, los graves no se perciben de forma direccional, así que no tiene sentido panoramizarlos. Además, no introduzcas en los graves ningún efecto estéreo para no emborronar el sonido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario