miércoles, 23 de julio de 2014

Diseñando un Estudio de Grabación (2ª Parte)

PERDIDA POR TRANSMISIÓN  dB


Existen criterios de ruido que toman en cuenta el uso del cuarto así como la respuesta auditiva del ser humano a las diferentes frecuencias. Para estudios de grabación, el ruido debe estar por debajo de la curva NC 15, lo que significa que debe estar por debajo de los 15 db SPL en el rango de frecuencia de 1 a 7 Khz. En las bajas frecuencias, se permite un valor más alto, de acuerdo a la menor sensibilidad del oído a esas frecuencias. Para lograr estos valores, hay que evaluar el ruido del vecindario durante los momentos más ruidosos, estimar los posibles incrementos futuros en el ruido, a partir de ahí, calcular la pérdida por transmisión de los muros, necesaria en la banda de 50 Hz a 10 Khz. (por debajo de los 50 Hz, el oído no es muy sensible, y por encima de los 10 Khz. , el aislamiento de ruido de los muros o divisiones, suele ser suficientemente alto, ya que se duplica al duplicar la frecuencia). Puede necesitarse un muro de tabique sencillo o doble, muchos libros proporcionan tablas de atenuación de ruido por muros de diferentes características, de ahí puede elegirse el material adecuado para cada muro. En el caso de las vibraciones, para iniciar, debe seguirse el mismo procedimiento de evaluación y estimación ya descrito, aunque el aislamiento de vibraciones no es tan simple, y frecuentemente se requieren cimentaciones especiales e independientes para la estructura del estudio.


Los modos normales dentro del cuarto también se conocen como frecuencias de resonancia o valores eigen, y cualquier cuarto tiene cuando menos tres familias de resonancias con sus armónicas, las cuales se desarrollan entre cada juego de paredes paralelas. La frecuencia fundamental de cada familia tendrá una longitud de onda de dos veces la distancia entre paredes. Las dimensiones del recinto no deberán tener una relación numérica entera, o cercana a ella, para distribuir más uniformemente las frecuencias de resonancia. El peor caso será la forma cúbica, que concentra las resonancias de las tres dimensiones a las mismas frecuencias. Para recintos pequeños y grandes, 1.6:1.25:1 y 3.2:1.3:1 son relaciones dimensiónales apropiadas, aunque no únicas. Cuando hay restricciones de  espacio o soporte estructural, es conveniente calcular las primeras diez armónicas de cada familia, y observar las coincidencias, mientras menos, mejor. Hay que recordar que los modos normales siempre estarán presentes en el recinto y que lo único que puede hacerse para reducir sus efectos dañinos, es atenuarlos y distribuirlos a través del tamaño, forma y absorción.
Por muchos años, a partir de la implementación matemática de Sabine, la reverberación ha sido el parámetro de diseño acústico más importante. Reverberación es el efecto producido por todas las reflexiones del sonido en las paredes del recinto, que llegan a un punto de recepción inmediatamente después del sonido directo. El tiempo de reverberación es la duración del decaimiento del nivel sonoro producido por la disminución de la energía del sonido en cada reflexión, hasta que en su conjunto resulta inaudible, o sea 60 db a partir del máximo. Muchos autores han definido tiempos óptimos de reverberación para diferentes aplicaciones y tamaños de recintos. En estudios de grabación, generalmente se recomienda que los tiempos de reverberación sean reducidos por varias razones; este efecto es aditivo lo que implica que la reverberación observada en el material grabado es una combinación de la reverberación de los recintos de grabación y reproducción, por ejemplo, si ambos recintos tienen un tiempo de reverberación de 0.5 seg., la impresión resultante es equivalente a que el tiempo de reverberación es de 0.61 seg.; durante la grabación en canales múltiples, es deseable evitar que los sonidos de un instrumento sean captados por el micrófono dedicado a otro instrumento, y tiempos cortos de reverberación ayudan a este objetivo; al grabar grandes grupos con pocos micrófonos, poca reverberación reduce la confusión sonora generada en la posición de los micrófonos a causa del campo reverberante sobre el sonido directo de las diferentes fuentes (la audición monoaural mencionada). Para ello, la fórmula de Eyring da mejores resultados que la de Sabine, la cual es mejor para auditorios y salas de conciertos. Lo que en este punto resulta más importante es mantener el tiempo de reverberación uniforme en el rango de frecuencias de interés, para ello se usará material absorbente de sonido a las diferentes bandas de frecuencia en las cantidades apropiadas, distribuido en el interior del recinto de manera tan uniforme como sea posible. No existe un solo material que absorba todas las frecuencias con la misma eficiencia.


La difusión del sonido se obtiene con superficies no lisas y muros no paralelos. Lo que se entiende por una superficie no lisa, depende de la frecuencia, o mejor dicho, la longitud de onda. Pequeñas discontinuidades en los muros difunden solo las altas frecuencias, las orillas de los materiales absorbentes, los muebles y la gente contribuyen a difundir las frecuencias medias y bajas y deben tomarse en cuenta desde la etapa de diseño. Hacer los muros no paralelos no siempre es la mejor idea, aunque parece una forma fácil de resolver el problema de difusión, y de hecho lo es, puede producir una prolongación de la reverberación en forma de ecos repetitivos a causa de patrones de larga distancia que pudieran repetirse dentro del recinto después de varias reflexiones, lo que constituye un problema aún peor que la misma difusión. Además, muros y techo construidos de forma irregular, frecuentemente causan distracciones psicológicas en músicos y locutores, induciendo abundantes errores durante las grabaciones.
En estudios grandes, es frecuente diseñar para lograr diferentes ambientes acústicos dentro del recinto para acomodar instrumentos o grupos de instrumentos en áreas con acústica óptima para ciertas clases de fuentes sonoras y/o para reducir la posibilidad de interferencias en los micrófonos dedicados a los instrumentos de bajo nivel, con los instrumentos que generan altas energías sonoras y que se ejecutan en el recinto al mismo tiempo. Otra solución para lograr el mismo efecto será diseñar recintos independientes para fuentes específicas, tal como voces, percusiones, etc., y después acoplar acústicamente estos recintos al estudio principal, de tal manera que los músicos puedan escuchar a todos los demás instrumentistas para un ensamble musical correcto.
El aire acondicionado se convierte en un aspecto especial del diseño acústico de recintos, ya que los estudios deben estar aislados acústicamente del exterior, se requiere una forma de mantener el aire fresco y libre de olores. El sistema genera dos nuevos problemas, el ventilador produce ruido en su operación normal; y los ductos para conducir el aire al interior y al exterior del recinto, constituyen excelentes trayectorias para la introducción de ruido en el estudio. Aislamiento de vibraciones para la máquina y los ductos debe de calcularse e instalarse adecuadamente para eliminar el ruido estructural. El uso de plenos, ductos largos y dobleces en los ductos, además de material absorbente hará lo propio con el ruido acústico. La información básica que se requiere para calcular la atenuación necesaria, son las especificaciones de funcionamiento del sistema de aire que se desea instalar, incluyendo la generación de potencia acústica en db por bandas de octava.

Después de tomar en consideración todos los aspectos hasta aquí discutidos, a lo largo de la etapa de construcción es indispensable supervisar que todos los detalles se realizan cuidadosamente; primero en el aislamiento de ruido con el sellado correcto de los muros, ventanas y puertas, ductos de aire acondicionado, y cualquier otro servicio que se desee instalar en el estudio; después en el acondicionamiento acústico del interior para lograr un buen balance sonoro. Pruebas acústicas a lo largo de esta etapa pueden asegurar el logro de los objetivos de diseño, y en su caso, indicarán los ajustes necesarios al diseño original con las condiciones de la la realidad para obtener al ambiente acústico apropiado.

Continua en; Diseñando un Estudio de Grabación (3ª Parte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario