sábado, 21 de abril de 2012

Calibración Monitores de Estudio

Alguna vez te has percatado de que tus mezclas suenan radicalmente diferentes en distintos sistemas de reproducción? La música en que has invertido horas de trabajo suena genial a través de los monitores o auriculares en tu estudio, pero cuando la reproduces en otros sistemas, aparecen inconsistencias en la mezcla: demasiados graves, demasiados agudos, o incluso voces con poca presencia...

Quizá tu sistema no esté ajustado como es debido. Un gran número de creadores musicales por ordenador no emplea su tiempo en las rutinas de calibración básicas, antes de conectar los instrumentos y crear música.

1- Ajustar los Monitores

Lo primero que debes planear en tu estudio es la distribución del equipo y el mobiliario, para permitir un buen emplazamiento de los monitores, que dependerá de dónde vayas a sentarte en tu lugar de trabajo. Lo ideal es que tus altavoces y tu posición de escucha estén ubicados de un modo simétrico en la habitación, de modo que al sentarte tengas prácticamente la misma distancia de la pared a tu izquierda y a tu derecha, cuando te coloques en el centro. Así te aseguras de que el sonido emitido por los monitores izquierdo y derecho sigue una ruta similar hacia tus oídos, para que obtengas un sonido coherente, con una buena imagen estéreo.

Has de estar centrado en la sala, no en una esquina. No te preocupes de la simetría frontal-trasera, ya que no es muy importante; de hecho, a veces hasta es contraproducente.

Asegúrate de que nada se interpone entre tú y los altavoces. El aire entre cada monitor y el oyente no ha de obstruirse. Si uno de los altavoces está ligeramente oscurecido, incluso por algo tan trivial como un libro, una planta o la pantalla de tu portátil, el sonido será reflejado, y cambiará al dirigirse a tus oídos.

Uno de los modos más efectivos para conseguir un buen emplazamiento de tus monitores es emplear soportes de calidad. Deben tener la misma altura y estar tan cercanos al nivel de los ojos/ oídos como sea posible.

No coloques los altavoces directamente sobre tu mesa, ya que la superficie actuará como resonador: la madera absorberá y amplificará los sonidos de las frecuencias graves. Si colocas tus altavoces sobre soportes, conseguirás un sonido más claro.

Si no vas a utilizar monitores de campo cercano, móntalos en la pared. Asegúrate de que no estén en contacto directo con la pared, ya que eso actuará también como resonador. Ten muy clara la colocación de tus monitores antes de proceder con una medida tan “quirúrgica”, y sería genial que pudieses tirar los cables por dentro de la pared, aunque eso quizá requiera algo de obra. Empotrar los altavoces en las paredes es una gran solución; si quieres que tu sala tenga un sonido excelente, esa puede ser la clave, pero los monitores de campo cercano son lo habitual en un home studio, además de ser también más económicos.



2- Niveles SPL y Ruido Rosa

Ya hemos mencionado entre otras cosas que el componente hardware esencial para la calibración es un medidor ‘SPL’, un dispositivo que se emplea para medir los niveles de presión sonora en un entorno acústico.

Lo normal es que utilices varios juegos de altavoces durante la vida de tu estudio, por lo que siempre has de conservar tu medidor ‘SPL’ cuando tengas calibrada tu configuración actual. Incluso si estás muy contento con tu equipo y básicamente no necesitas actualizar nada, un traslado a otra sala o incluso el cambio de posición de algún dispositivo en tu sala actual, alterará el modo en que suena tu sistema, por lo que el medidor ‘SPL’ es crucial en dichas situaciones.

El sistema de audición humana detecta las variaciones rápidas en la presión del aire y las convierte en lo que percibimos como sonido. Así que el “volumen” percibido del sonido que escuchamos es directamente proporcional a la presión de la onda sonora que representa. Por lo tanto, es muy importante la habilidad de medir el nivel de presión de una onda sonora en tu sala de trabajo.

Otra razón de peso para ajustar y monitorizar los niveles de presión sonora en tu estudio es que, un sistema calibrado de forma correcta, te ayudará a prevenir posibles daños a tu audición por una exposición a niveles altos durante largos periodos y frente a ciertas frecuencias. El medidor ‘SPL’ permite medir los niveles de presión sonora generados por cada uno de los altavoces en la posición de escucha de tu sala.

Para realizar esta tarea de un modo sistemático y efectivo, reproduce una señal de ruido rosa en tu sistema. El ruido rosa, al contrario que el ruido blanco, tiene una energía igual en cada octava, por lo que es ideal como señal de prueba para medir el rendimiento de un sistema. Un nivel de presión sonora de unos 80dB es normal para un estudio. Es posible generar ruido rosa con la mayoría de editores de audio, incluso con algunos softsintes.



3- Usa Ruido Rosa para calibrar los Niveles SPL

Vamos a utilizar el medidor ‘SPL’ para calibrar el nivel que emiten los monitores cuando reproducimos la señal de ruido rosa. Ajusta el medidor ‘SPL’ a 80dB, ‘Weighting’ a ‘C’ y ‘Response’ a ‘Slow’, y sostén el medidor en el lugar en que estaría tu cabeza en la posición de escucha. Ten presente que, en esta guía, asumimos que tu tarjeta de sonido va directamente a los altavoces o a un ampli, sin otros dispositivos, como mezcladores, en la ruta de señal.

Para el paso siguiente, necesitas estar en una situación en la que sea posible ajustar de modo independiente los niveles de volumen de cada monitor. Si sólo tienes una configuración estéreo, los niveles independientes para los canales izquierdo y derecho deben ser bastante evidentes en tu ampli. Si cuentas con un ampli surround, éste incluirá un menú con ajustes de control para cada uno de los seis canales o más que estés alimentando. La mayoría de los amplis surround incorpora generadores de ruido rosa, para facilitar la calibración, a los que se accede a través del menú del sistema bajo “tonos de prueba” o algo similar.

También debes prepararte para que el ruido rosa que pases a través de los altavoces sea muy alto, por lo que quizá sea recomendable que lleves tapones en los oídos mientras realizas el proceso.
Reproduce el ruido rosa a través del canal izquierdo únicamente, silenciando el canal derecho en el generador de ruido rosa, y ajusta el volumen del altavoz izquierdo hasta que el vúmetro indique 0dB, lo que significa que el nivel de presión sonora en donde se encuentra el medidor, tu lugar de escucha, es de 80dB. Asegúrate de fijar el control de volumen del ampli a este nivel para que las medidas posteriores tengan significado con respecto al ‘SPL’ producido a ese ajuste de volumen.

Ahora, reproduce sólo el canal derecho, repitiendo el proceso para el monitor derecho, y ajusta del mismo modo el control de volumen. Si estás configurando un sistema surround, necesitas repetir el proceso para los canales izquierdo y derecho surround, central y LFE/ sub, con el medidor en la misma posición que se encontraba en las mediciones previas. Una vez completado, tus altavoces ofrecerán niveles consistentes de volumen.

Es algo esencial si mezclas cualquier tipo de música o de banda sonora en un entorno surround, e igualmente importante si envías sonido (como voces o diálogo) a un canal central, o efectos sonoros a un canal LFE (Low Frecuency Effects); a veces, se escucha este tipo de material sin un balanceado correcto, debido a que se ha usado un sistema sin calibrar.

Del mismo modo, en un sistema estéreo, asegúrate de que cada monitor ofrece el nivel correcto. Cada altavoz es único, al igual que cada entorno de escucha, por lo que si ajustas a un mismo valor los controles de volumen izquierdo y derecho de tu ampli, no estarás seguro de que estén entregando los mismos niveles de presión sonora.


4- Analiza la Respuesta en Frecuencia

Para analizar la respuesta en frecuencia de tus altavoces (medir su fidelidad de salida en el espectro de frecuencia), utiliza un ordenador portátil y un interface de audio secundarios, con un buen micro de condensador colocado en un soporte.

En el portátil necesitarás un software para medición de nivel, como Audio Meter 2.2 (www.masterpinguin.de), utilizando el módulo ‘Spectrum Analyzer’. Si no tienes acceso a ese hardware y software, obtendrás los mismos resultados empleando la misma técnica con un ordenador y un secuenciador, como por ejemplo el magnífico Cubase SX.

Necesitarás utilizar dos canales en el software: uno para reproducir ruido rosa y otro para monitorizar la entrada de micro. Puedes utilizar un plug-in para análisis de frecuencia en el canal de entrada del micro, como Waves PAZ, o el gratuito Roger Nichols Digital Inspector (www.rogernicholsdigital.com/downloads/htm).

Es importante que al emplear este método, te asegures de que el canal del micrófono no está siendo monitorizado a través de los altavoces, ya que ¡produciría una realimentación capaz de destrozar definitivamente los conos de tus tan preciados monitores de estudio! Ajusta el micro como muestran los diagramas inferiores, de acuerdo al altavoz particular que estés comprobando.

Probémoslo y veamos cómo se comporta cada uno de tus monitores. Reproduce el bucle con ruido rosa a través del primer monitor que quieras probar. Audio Meter 2.2 te permite medir la frecuencia de cada monitor por separado. Pulsa a la derecha de la ventana ‘Spectrum Analyzer’ y asegúrate de que ‘Hold’ esté activado (otros plug-ins tendrán una función ‘hold’ similar). Podrás comprobar qué frecuencias están altas o bajas. No existe una curva típica, por lo que quizá notes suaves picos y caídas. Ambos altavoces contarán con una curva similar pero no idéntica, como enseñan las capturas inferiores.
Si notas una caída acusada, asegúrate de que tus monitores no estén fuera de fase; si lo están, corrige el problema (consulta el diagrama inferior) y vuelve a probar. Si aún percibes una caída en frecuencia, prepárate para el siguiente paso: añadir EQ para aplanar la curva de respuesta. Mantén activado tu software para análisis en frecuencia mientras colocas un EQ en el camino de señal, con el fin de obtener una respuesta en frecuencia tan uniforme como sea posible en todo el rango.


Fuera de Fase. Si percibes una caída poco usual en el rango medio o en la cola de graves cuando compruebes el análisis en frecuencia de tu señal de ruido rosa, es bastante posible que tus altavoces estén fuera de fase.

Cuando un par de monitores están conectados en fase, los altavoces de ambos se mueven en el mismo sentido y a la vez. Cuando están fuera de fase, los altavoces de un monitor entran, mientras que los del otro salen, cancelándose entre sí en cierta medida. Si tus altavoces están fuera de fase el resultado será una extraña e incómoda imagen estéreo y la pérdida de las frecuencias más graves.

Para corregir este problema, sólo has de conectar tus monitores en fase, lo que supone asegurarte de que los terminales rojos de tu ampli estén conectados a los terminales positivos (rojos) de tus altavoces, y del mismo modo los terminales negativos (negros). Por tanto, la solución del problema es tan sencilla como intercambiar los cables positivo y negativo en uno de tus altavoces; no los cambies en ambos, o continuarán fuera de fase.


5- Corrige la Respuesta en Frecuencia

Es importante que tengas opción de ecualizar la ruta de señal, y hay diversos métodos para ello. Utiliza por ejemplo un ecualizador hardware, de modo previo o posterior al amplificador, aunque es siempre es preferible contar con un ecualizador independiente para cada canal, lo que supondrá un duro golpe para tu bolsillo si tienes un sistema 5.1.

Un EQ software es otra opción, si te aseguras de que se aplica en todo momento a la señal, o al menos mientras utilizas cualquier tipo de software musical. El mejor truco es que, una vez que hayas ajustado tu sistema, no debes dejar que nada ni nadie cambie dichos ajustes. Este tipo de cuestiones suelen desajustarse con el tiempo, por lo que es conveniente que compruebes cada paso de cuando en cuando. Quizá sea más conveniente y sensato cada vez que compres un equipo nuevo, o tras rehacer tu configuración de estudio.

Si las medidas que te ofrece el analizador de espectro son muy similares para ambos altavoces, pasa todo a través de la misma curva de EQ; pero, si no lo son, utiliza un EQ estéreo con una curva diferente para cada canal. Algunas tarjetas de sonido contienen EQs DSP para sus salidas. Si posees un PC Sony Vaio, utiliza Sonic
Stage Mastering Studio Audio Filter para añadir EQ directamente a las salidas.

Otro método es aplicar EQ en el canal master de tu anfitrión. Acuérdate de desconectarlo cuando mezcles, para que el EQ no afecte a un tema acabado.



6- Controla la Acústica y tus aparatos rebeldes

La irrupción de ordenadores en la creación musical metió el ruido de los discos duros y los ventiladores en el estudio. El ordenador suele ser el equipo más ruidoso en un estudio casero, y es muy importante neutralizar ese sonido para que escuches tu trabajo sin interferencias.

El ruido en la sala también puede estar causado por fuentes externas. Si vives cerca de una calle muy transitada, es posible que recojas ruido de baja frecuencia del tráfico exterior. Es muy difícil deshacerse de este tipo de ruido sin una insonorización radical; la mayoría de los estudios profesionales elevan el suelo o introducen una nueva capa de hormigón para que toda la sala descanse sobre una superficie diferente a la del resto del edificio.

El tratamiento acústico (la mejora de las cualidades acústicas de una sala) suele confundirse con el aislamiento (prevención para que el sonido salga o penetre en una sala). Los paneles acústicos, trampas de graves y otras soluciones son una gran idea. Pero hay otras medidas más económicas, como instalar una gruesa moqueta o cortinas que vayan del suelo al techo, para reducir los reflejos de paredes sin tratamiento acústico. Las cortinas son muy útiles si tu estudio es una sala multitarea, ya que puedes apartarlas cuando no las utilices. Si colocas cortinas sobre la puerta o ventanas u otras áreas reflectantes, establecerás una gran diferencia en cuanto a las propiedades acústicas de la sala, reduciendo las ondas sonoras no deseadas.

Las paredes traseras y las laterales deben acondicionarse con cortinas o paneles de espuma acústica. Prueba a cubrir sobre un 30% de la pared trasera, utilizando un patrón aleatorio, y añade alguna pieza más si lo crees conveniente.

Si utilizas cortinas, colócalas sobre sus rieles, y prueba a cubrir diferentes áreas. Es útil “secar” las paredes laterales, ya que reducirás el reflejo directo de los monitores hacia tus oídos. Siéntate en la posición de escucha y pide a un amigo que sostenga un espejo contra la pared, moviéndolo hasta que veas reflejado el altavoz en el espejo; haz la misma operación en ambos monitores.

Esas áreas deber ser acondicionadas, ya que las ondas sonoras de los altavoces se reflejarán directamente desde ese punto en la pared hasta tus oídos, enturbiando el sonido directo. Para una configuración estéreo, será suficiente que cubras un área de alrededor de un par de metros cuadrados en cada lado.

Computer Music

8 comentarios:

  1. ¡Extraordinario blog! He llegado a él casi por casualidad, buscando otros temas, y revisando un poco los diferentes post del mismo me doy cuenta que tenéis prácticamente todo lo que un técnico de sonido debe saber para funcionar, explicado de una forma fácil y amena. Gran trabajo.

    Un saludo.

    Santiago (lightsandaudio.es)

    ResponderEliminar
  2. al igual que Santiago llegue por casualidad
    y me parece excelente toda la información,
    gracias por compartir los conocimientos
    saludos desde chile

    Carlos C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme!!!! De verdad es un placer!!!

      Eliminar
  3. buena compadre.. gracias muy buenos datos para un musico que se cree sonidista..jajjaj
    Vives de esto? posiblemente necesite ayuda para editar y masterizar mi disco... slds

    Carlos A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro cuenta conmigo para lo que te haga falta!!!!
      Saludos

      Eliminar
  4. Muy bueno, Vicente!!! Justo estaba leyendo el libro de Robert Katz y este compendio acompaña mi lectura...
    Saludos desde Bs. As. Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marius!!!
      Saludos desde España!!

      Eliminar